El mundo político del nuevo testamento

El mundo político del nuevo testamento
Casa de Pilatos (Foto de Sandra Vallaure)

El mundo político del nuevo testamento estaba dominado por el imperio romano, los diversos emperadores procuraban mantener la paz romana a toda costa y mantener y ampliar el dominio de su imperio, pero a la vez había una cierta autonomía y un gobierno local

El mundo político del nuevo testamento: El imperio romano

Para hablar del mundo político del nuevo testamento no tenemos más remedio que hablar de los emperadores romanos, el principal enfrentamiento con los judíos y los recientemente aparecidos cristianos era la pretensión de los emperadores romanos de ser adorados como dioses.

Haremos ahora un breve repaso de los emperadores de esa época.

Augusto (27 a.C – 14 d.C)

En el tiempo en el que Jesús vivió el imperio romano dominaba prácticamente todo el mundo conocido, excepto las lejanas tierras de oriente. Roma, que inicialmente era una pequeña ciudad en la península itálica, había pasado de ser insignificante a ser la capital del gran imperio.

Julio Cesar había convertido la antigua república de Roma en un imperio, en el que gobernaba el emperador.

Después de muchas guerras Augusto (27 A.C a 14 D.C) estableció un estado imperial muy bien organizado. Se estableció un ejercito profesional, y a los militares jubilados se les daba un crédito que les permitía establecerse en los territorios de las colonias ocupadas como dirigentes leales a roma.

Para consolidar la firmeza del imperio hizo un censo de a población, para poder gestionar mejor los impuestos y poder reclutar soldados para el ejercito.

Augusto impuso el orden y la paz romana donde antes había existido el caos, restableciendo la confianza en el gobierno y promoviendo la prosperidad en todo el imperio.

Tiberio (14-27 dC)

Tiberio fue hijo adoptivo de Augusto, fue elegido sucesor imperial a la muerte de Augusto de forma vitalicia. No fue tan popular como Tiberio, y fue temido y cruel.

Calígula (37 -41 D.C)

Fue nombrado sucesor de Tiberio por el senado, al principio gozó de mucha popularidad, perdonó a prisioneros políticos, bajo impuesto, promovió las diversiones públicas y se implico con el pueblo. Pero después las cosas cambiaron, quiso ser adorado como un dios, lo que le llevo a constantes problemas con los judíos, llegando a ordenar que se erigiera una estatua suya en el templo de Jerusalen, cosa que finalmente no se produjo.

Gastó rápidamente el tesoro aumulado por Augusto y Tiberio, por lo que impuso confiscaciones a la propiedad, donativos forzados y subida de impuestos para recaudar lo gastado.

Finalmente su popularidad se torno en tirania, por lo que fue asesinado por un tribuno.

Claudio (41-54 d.C)

El senado estaba debatiendo si volver a la antigua república cuando la guardia pretoriana eligió como emperador a Claudio.

Debido a una enfermedad infantil fisicamente no daba la talla, pero intelectualmente sorprendió por su buen hacer, superando de mucho a Tiberio y a Calígula.

Cambió la forma de gobierno, utilizando comités y secretarios para las distintas áreas, permitió hacerse ciudadanos romanos a los habitantes de las provincias.

Nerón (54-68 d.C)

Los primeros cinco años de Nerón fueron muy buenos, gobernaba ayudado por sus consejeros Afranio burro (prefecto de la guardia pretoriana) y Anneo Séneca (filosofo y escritor).

Nerón era más apasionado del arte que del gobierno, pensaba más en el teatro que en la política, por lo que finalmente el tesoro público se vio resentido, recurriendo como Calígula a la opresión y la violencia para recuperar el dinero perdido. Los senadores se convirtieron en sus enemigos, incluso temían ser despojados de sus vidas y sus bienes.

En el año 64 hubo el gran incendio de Roma, parece ser que provocado por el propio Nerón para agrandar su nuevo palacio. Nerón hecho la culpa a los cristianos, por lo que se inicio la primera persecución, en la que probablemente murieron Pedro y Pablo.

El mundo político del nuevo testamento: Gobierno local en Palestina

Así como hemos hablado de los emperadores como pilares del mundo político del nuevo testamento, también había una cierta diferencia local, con distintos gobernantes que ejercían so poder de manera distinta en cada localidad.

El imperio romano dividía el territorio conquistado en provincias, las provincias poco problemáticas eran gobernadas por procónsules, que daban cuentas ante el senado romano de su gestión, las provincias más problemáticas, como palestina, estaba bajo la vigilancia directa del emperador, cuyo representante era el procurador, en el caso de Palestina, el procurador era Poncio Pilato.

Por norma general un proconsul gobernaba por un año, pero un procurador estaba al mando de un territorio mientras el emperador así lo quisiese.

Sin embargo los romanos permitían que existiese la figura del rey del territorio local, que estaba evidentemente por debajo del procónsul o del procurador, tenían cierto poder local.

Para los judíos el poder residía realmente en los sacerdotes, ya que estos hablaban en nombre de Dios, por eso los distintos reyes intentaban nombrar y controlar a los sacerdotes, si el sacerdocio se corrompía influía negativamente en la política, si el sacerdocio era fiel a Dios se restauraba el culto a Dios y se fortalecía la política.

El sumo sacerdote lo era por derecho hereditario hasta su muerte, ejercía la autoridad suprema de la nación, bajo el señorío del rey correspondiente. El sumo sacerdote influía sobre el pueblo y condicionaba las decisiones políticas, ya que una rebelión del pueblo podía hacer ver a los romanos que el gobierno local no estaba controlando a la población.


volver al indice


Fuentes:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *