Mensaje para la iglesia de Éfeso (Apocalipsis 2:1-7)

La iglesia de Éfeso, una iglesia sin amor.

La iglesia de Éfeso es la primera carta que Dios envía a las siete iglesias del Apocalipsis, se encuentra en el capítulo 2 de Apocalipsis.

Sin duda era una iglesia ejemplar en muchos aspectos, había sido fundada por Pablo unos 40 años antes de recibir esta carta, estuvo con ellos unos tres años y después fue pastoreada por Timoteo y por el apóstol Juan. Los versículos 2 y 3 nos hablan de sus muchas virtudes, pero la clave de esta carta es el versículo 4, donde Dios les recrimina haber dejado el primer amor.

Quizá sea bueno para nosotros entender lo que les estaba pasando y reflexionar si podemos estar en la misma situación. Sin duda para eso fue escrita la carta.

¿qué es el primer amor?

La carta no nos dice que es exactamente el primer amor, los estudiosos afirman que puede querer decir varias cosas:

  • Algunos afirman que los efesios habían perdido el amor por cristo, quizá continuaban haciendo las mismas cosas que al principio pero ya no lo hacían por Cristo sino que lo hacían por ellos mismos.
  • Otros dicen que habían perdido el amor el uno por el otro, quizá después de 40 años empezaron a parecer rivalidades entre ellos, además nos encontramos ya con una segunda generación de creyentes que quizá no tenían en mente de donde venían.
  • Puede ser también que hubiesen perdido el amor por los perdidos, quizá seguían trabajando arduamente, pero con poco interés por ser luz a los perdidos.
  • Otros dicen que era una iglesia ortodoxa, es decir que seguía unas reglas y principios estrictamente, pero lo hacían sin amor.

Algunas características de los principios de esta iglesia

En la carta de Pablo a los efesios podemos ver algunas de las características de esta iglesia en sus inicios, o por lo menos los consejos que Pablo les da y que parece que siguieron, ya que Dios les dice que vuelvan a sus orígenes, vamos a ver algunos de los textos.

  • Efésios 1:15 «Por esta razón también yo, habiendo oído de la fe en el Señor Jesús que hay entre vosotros, y de vuestro amor por todos los santos,»
  • Efésios 4:1-6 » Yo, pues, prisionero del Señor, os ruego que viváis de una manera digna de la vocación con que habéis sido llamados, con toda humildad y mansedumbre, con paciencia, soportándoos unos a otros en amor, esforzándoos por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz. Hay un solo cuerpo y un solo Espíritu, así como también vosotros fuisteis llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo, un solo Dios y Padre de todos, que está sobre todos, por todos y en todos.»
  • Efésios 4:14-16 «para que ya no seamos niños, sacudidos por las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina, por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del error; 15 sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo,16 de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las coyunturas proveen), conforme al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.»
  • Efésios 4:25-32 « Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de los otros. 26 Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo, 27 ni deis oportunidad al diablo. 28 El que roba, no robe más, sino más bien que trabaje, haciendo con sus manos lo que es bueno, a fin de que tenga qué compartir con el que tiene necesidad. 29 No salga de vuestra boca ninguna palabra mala, sino sólo la que sea buena para edificación, según la necesidad del momento, para que imparta gracia a los que escuchan. 30 Y no entristezcáis al Espíritu Santo de Dios, por el cual fuisteis sellados para el día de la redención. 31 Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos, maledicencia, así como toda malicia. 32 Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.»
  • Efésios 5:1-2 «Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y andad en amor, así como también Cristo os amó y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante aroma.»

Reflexión personal

No se a tí, pero a mi estos versículos me hacen pensar en las siguientes preguntas:

  • ¿tengo amor por todos los santos?
  • ¿vivo en humildad y mansedumbre, soportando a mi hermano en amor o mas bien me gusta que mi hermano vea que soy mejor que él?
  • ¿me esfuerzo por mantenerme unido a mi hermano o mas bien me gusta ir por libre?
  • ¿Creo que Dios me ama, o prefiero pensar en que Dios me ama a mi y también a mi hermano?
  • ¿soy parte de un cuerpo?
  • ¿comparto con el que tiene necesidad y aporto bendición al que está a mi lado?
  • ¿soy amable, misericordioso y perdono fácilmente el error de mi hermano?
  • ¿soy imitador de Cristo, entregándome por los demás sin reservas?

Que Dios te bendiga.

Si quieres, compártelo:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *