Mateo 4

ENTONCES Jesús fué llevado del Espíritu al desierto, para ser tentado del diablo.

  • en el desierto se manifiesta nuestra verdadera relación con Dios. En los desiertos poidemos oír la voz del enemigo, nuestra propia voz con sus dudas y también la voz de Dios.
  • el desierto esta lleno de simbolismo en la palabra, Adan fue trasladado del Edén al desierto, Moisés huyó al desierto después de matar al egipcio, el pueblo de Israel tránsito por el desierto antes de llegar a la tierra prometida… Dios usa los desiertos para tratar con el hombre.

2 Y habiendo ayunado cuarenta días y cuarenta noches, después tuvo hambre.

3 Y llegándose á él el tentador, dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se hagan pan.

  • el diablo quiere llevarnos a juzgar nuestra relación con Dios en los favores que obtenemos de El.
    La voz del enemigo nos lleva a pensar que nuestras circunstancias adversas son fruto de que Dios no nos ama. “Si eres hijo de Dios no puede ser que pases hambre”

4 Mas él respondiendo, dijo: Escrito está: No con solo el pan vivirá el hombre, mas con toda palabra que sale de la boca de Dios.

  • necesitamos vivir en el espíritu para vivir en esta declaración, lo que me sostiene no es la satisfacción de mis apetitos si no la palabra de Dios.

5 Entonces el diablo le pasa á la santa ciudad, y le pone sobre las almenas del templo,

6 Y le dice: Si eres Hijo de Dios, échate abajo; que escrito está: A sus ángeles mandará por ti, Y te alzarán en las manos, Para que nunca tropieces con tu pie en piedra.

  • el diablo intenta provocar a Jesús a demostrar quien es. Todos tenemos la tentación de creernos superheroes cristianos, tenemos que ser maduros y ser humildes, dependemos de Dios totalmente. Dios no tiene la obligación de cuidar de nosotros si nosotros somos insensatos.

7 Jesús le dijo: Escrito está además: No tentarás al Señor tu Dios.

  • Dios no es un ídolo que tiene que servirme a mi, Dios es Dios y yo tengo que servirle a El.

8 Otra vez le pasa el diablo á un monte muy alto, y le muestra todos los reinos del mundo, y su gloria,

9 Y dícele: Todo esto te daré, si postrado me adorares.

  • Jesús es tentado con los deseos. Nuestros deseos nos llevan a una situación peligrosa, nada puede satisfacer nuestros deseos, solo Dios.

10 Entonces Jesús le dice: Vete, Satanás, que escrito está: Al Señor tu Dios adorarás y á él solo servirás.

  • «servirás» en griego «latreuo«

11 El diablo entonces le dejó: y he aquí los ángeles llegaron y le servían.

12 Mas oyendo Jesús que Juan era preso, se volvió á Galilea;

13 Y dejando á Nazaret, vino y habitó en Capernaum, ciudad marítima, en los confines de Zabulón y de Nephtalim:

14 Para que se cumpliese lo que fué dicho por el profeta Isaías, que dijo:

15 La tierra de Zabulón, y la tierra de Nephtalim, Camino de la mar, de la otra parte del Jordán, Galilea de los Gentiles;

16 El pueblo asentado en tinieblas, Vió gran luz; Y á los sentados en región y sombra de muerte, Luz les esclareció.

17 Desde entonces comenzó Jesús á predicar, y á decir: Arrepentíos, que el reino de los cielos se ha acercado.

18 Y andando Jesús junto á la mar de Galilea, vió á dos hermanos, Simón, que es llamado Pedro, y Andrés su hermano, que echaban la red en la mar; porque eran pescadores.

19 Y díceles: Venid en pos de mí, y os haré pescadores de hombres.

20 Ellos entonces, dejando luego las redes, le siguieron.

21 Y pasando de allí vió otros dos hermanos, Jacobo, hijo de Zebedeo, y Juan su hermano, en el barco con Zebedeo, su padre, que remendaban sus redes; y los llamó.

22 Y ellos, dejando luego el barco y á su padre, le siguieron.

23 Y rodeó Jesús toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo.

24 Y corría su fama por toda la Siria; y le trajeron todos los que tenían mal: los tomados de diversas enfermedades y tormentos, y los endemoniados, y lunáticos, y paralíticos, y los sanó.

25 Y le siguieron muchas gentes de Galilea y de Decápolis y de Jerusalem y de Judea y de la otra parte del Jordán.

(Rv1909)


ir a Mateo 3

ir a Mateo 5


Fuentes:

Si quieres, compártelo:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *