Textos: Mateo 15:10-20 y Marcos 7:14-23

Después de la controversia entre Jesús con los fariseos y algunos escribas, descrita en los primeros versículos de Mateo 15 y Marcos 7, Jesús aclara a los discípulos lo que quería decir, los fariseos y los escribas daban mucha importancia al lavamiento de las manos y a los rituales, también tenían normas muy estrictas sobre los que se podía comer o no, Jesús les enseña a sus discípulos lo que realmente contamina al hombre es lo que hay en su corazón, y no lo que entra por su boca.

También les indica una lista de cosas que salen del corazón del hombre, y que realmente es lo que nos hace impuros.

Vamos a ver la lista de las cosas a las que se refiere Jesús como cosas que nos hacen impuros, la traducción es la reina Valera de 1960

Lo que contamina al hombre según Mateo

  • Los malos pensamientos
  • los homicidios
  • los adulterios
  • las fornicaciones
  • los hurtos
  • los falsos testimonios
  • las blasfemias

Lo que contamina al hombre según Marcos

  • Los malos pensamientos
  • los adulterios
  • las fornicaciones
  • los homicidios
  • los hurtos
  • las avaricias
  • las maldades
  • el engaño
  • la lascivia
  • la envidia
  • la maledicencia
  • la soberbia
  • la insensatez

Los malos pensamientos

Dentro de las dos listas de lo que contamina al hombre encontramos en primer lugar los malos pensamientos, pero ¿qué son los malos pensamientos según la Biblia?

La palabra en griego para pensamientos tanto en Mateo como en Marcos es «διαλογισμοι» («dialogismoi»), vemos que de toda la lista es el único aspecto interior del hombre, todos los demás son acciones, pero los pensamientos están en el interior, podríamos decir que los malos pensamientos nos llevan a producir las malas acciones de la lista.

Este es el hombre interior que Dios ve—su panorama mental, su imaginación, afectos, motivos básicos y sus metas. Cuando este ser interior es malo, es el manantial de todo lo malo en la vida y en la conducta.

Comentario Bíblico Beacon – Tomo 1

Enlaces de interés

Lo que contamina al hombre

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *