Las sectas del judaísmo

 

 

Los Fariseos

Era la secta más grande y de mayor influencia del nuevo testamento. Su nombre deriva del verbo hebreo «parash» que significa»separar»

Hacia el 135aC ya estaban fuertemente establecidos como grupo, por lo que parece que empezaron a surgir en el periodo de los Macabeos.

Eran muy estrictos con el cumplimiento de la ley escrita y oral.

Los esenios

Eran pacifistas, no ofrecían resistencia ni a Herodes ni a los romanos.
se aislaban en comunidades en las cuevas del desierto.
Pensaban que la ocupación romana era el castigo de Israel por haberse apartado de la ley de Dios.
Se consagraban a la pureza. Esperaban que su fidelidad alentaría la llegada del mesías.

Zelotes

No eran una secta religiosa, sino más bien un grupo nacionalista, defendían la revuelta armada para expulsar a los impuros invasores, en concreto a los romanos.
Algunos de ellos usaban el terrorismo político, otros actuaban manteniendo a raya a los judíos que no cumplían con la moral, por ejemplo queriendo linchar a los que se casaban con no judíos.

Los saduceos

se habían helenizado bajo los griegos, después cooperaron con los macabeos, con los romanos y en tiempos de Jesús con Herodes.
Eran humanistas, no creían en la vida en el mas allá ni en la intervención divina en la tierra.


volver al indice


Fuentes:

  • Philip Yancey – El Jesús que nunca conocí (Cap 3)
  • “Nuestro nuevo testamento” – Merrill C. Tenney

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *