Juan 2

Y AL tercer día hiciéronse unas bodas en Caná de Galilea; y estaba allí la madre de Jesús.

  • El detalle de «el tercer día» indica que no se trataba de un parábola, sucedió un día en concreto, el tercer día.
  • Una boda era una de los acontecimientos más importantes para los judíos, todo tenía que salir bien.

2 Y fué también llamado Jesús y sus discípulos á las bodas.

3 Y faltando el vino, la madre de Jesús le dijo: Vino no tienen.

  • El hecho de que se acabase el vino era una tragedia para la familia, si no había vino no había fiesta.
  • ¿Por qué se preocupa María por este hecho? Probablemente los novios eran familiares de María. María aún recordaba las palabras del ángel en la anunciación y seguía meditando en ellas, probablemente recibió mucho más de lo que está registrado en la Biblia, y sabía que Jesús podía actuar.

4 Y dícele Jesús: ¿Qué tengo yo contigo, mujer? aun no ha venido mi hora.

  • Jesús se refiere a María como «mujer» y no como «madre», Jesús ya tenía 30 años, y ante los ojos de los judíos ya era un hombre adulto que no tenía que ocuparse de su familia, Jesús empieza a separar su llamado de su familia. María dejar de tener los privilegios de madre para convertirse en una mujer más ante Jesús.

5 Su madre dice á los que servían: Haced todo lo que os dijere.

  • Para que ocurra un milagro: 1) Jesús tiene que ser invitado, 2) Hay que interceder (interceder es más que orar, es orar en una emergencia, una necesidad, no es una oración casual), 3) «Haced», no hay que cuestionar ni razonar, si Jesús dice algo hay que hacerlo tal como lo dice.
  • Muchas veces conocemos la palabra, pero en lugar de creerla y hacerla la interpretamos añadiéndole o quitándole cosas.

6 Y estaban allí seis tinajuelas de piedra para agua, conforme á la purificación de los Judíos, que cabían en cada una dos ó tres cántaros.

7 Díceles Jesús: Henchid estas tinajuelas de agua. E hinchiéronlas hasta arriba.

  • La orden de Jesús no tenía mucho sentido, una tinaja contenía 100L de agua, las llenaban con pequeñas jarras de agua que transportaban desde lejos, era un trabajo costoso.
  • Las tinajas estaban vacías cuando debían de estar llenas para el rito de purificación.

8 Y díceles: Sacad ahora, y presentad al maestresala. Y presentáron le.

9 Y como el maestresala gustó el agua hecha vino, que no sabía de dónde era (mas lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), el maestresala llama al esposo,

10 Y dícele: Todo hombre pone primero el buen vino, y cuando están satisfechos, entonces lo que es peor; mas tú has guardado el buen vino hasta ahora.

11 Este principio de señales hizo Jesús en Caná de Galilea, y manifestó su gloria; y sus discípulos creyeron en él.

  • Antes del milagro eran seguidores, ahora creían en él.

12 Después de esto descendió á Capernaun, él, y su madre, y hermanos, y discípulos; y estuvieron allí no muchos días.

13 Y estaba cerca la Pascua de los Judíos; y subió Jesús á Jerusalem.

  • La pascua se celebraba el 15 de Nisan, todos los hombres judíos que vivieran a menos de 25 km de Jerusalen debían asistir.

14 Y halló en el templo á los que vendían bueyes, y ovejas, y palomas, y á los cambiadores sentados.

  • Para hacer los sacrificios los peregrinos necesitaban comprar animales, y para pagar el impuesto anual del templo necesitaban la moneda local, por lo que el servicio de estos hombres era muy útil, el problema era los precios abusivos a los que lo hacian, convirtiendo el templo en un mercado.

15 Y hecho un azote de cuerdas, echólos á todos del templo, y las ovejas, y los bueyes; y derramó los dineros de los cambiadores, y trastornó las mesas;

16 Y á los que vendían las palomas, dijo: Quitad de aquí esto, y no hagáis la casa de mi Padre casa de mercado.

17 Entonces se acordaron sus discípulos que está escrito: El celo de tu casa me comió.

  • Salmo 69:9

18 Y los Judíos respondieron, y dijéronle: ¿Qué señal nos muestras de que haces esto?

19 Respondió Jesús, y díjoles: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré.

20 Dijeron luego los Judíos: En cuarenta y seis años fue este templo edificado, ¿y tú en tres días lo levantarás?

21 Mas él hablaba del templo de su cuerpo.

22 Por tanto, cuando resucitó de los muertos, sus discípulos se acordaron que había dicho esto; y creyeron á la Escritura, y á la palabra que Jesús había dicho.

23 Y estando en Jerusalem en la Pascua, en el día de la fiesta, muchos creyeron en su nombre, viendo las señales que hacía.

24 Mas el mismo Jesús no se confiaba á sí mismo de ellos, porque él conocía á todos,

  • Quizá manifestaron creer en Jesús pero sus obras no decian lo mismo. (Apocalipsis 2:23, Jeremias 17:10)

25 Y no tenía necesidad que alguien le diese testimonio del hombre; porque él sabía lo que había en el hombre.

(Rv1909)


ir a Juan 1

ir a Juan 3


Fuentes:

Si quieres, compártelo:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *