Jesús habla con Nicodemo sobre el nuevo nacimiento (Juan 3:1-21)

La conversación con Nicodemo que encontramos en este pasaje es uno de los momentos en los que de manera más clara Jesús enseña sobre el nuevo nacimiento, es sin duda el mensaje más importante de toda la Biblia, y no es otro que la necesidad que tiene el hombre de nacer de nuevo para pertenecer al Reino de Dios.

Una vez que tenemos claro que vamos a hablar sobre el nuevo nacimiento voy a introducirme en el pasaje; quizá lo primero que puedo observar es que a pesar de la rivalidad entre los fariseos y Jesús en todo su ministerio, en esta ocasión vemos a Jesús conversando con uno de ellos, además no es una conversación insignificante, Jesús le revela a este fariseo el que muchos consideran el versículo central de la Biblia.

“Por que de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su hijo unigénito, para que todo aquel que en él crea no se pierda más tenga vida eterna”.

Juan 3:16 (RV1960)
Nicodemo vino a Jesús de noche
«Nicodemo vino a Jesús de noche»

El motivo de la conversación

Nicodemo estaba sorprendido por los milagros que hacía Jesús, sabía que Dios estaba con él y le reconoció como maestro, su argumento era que nadie podía hacer las señales que estaba haciendo Jesús si Dios no estaba con él.

Probablemente el problema que tenía Nicodemo era que Jesús no era un maestro convencional, quizá estaba recibiendo las críticas de otros fariseos y por eso decidió visitar a Jesús de noche, lejos de miradas indeseadas.

Aunque muchas veces se puede tachar a Nicodemo de cobarde, sin duda buscó la manera de resolver sus dudas y una vez resueltas lo podemos ver en Juan 19:39 ayudando a preparar el cuerpo de Jesús para la sepultura, lo que sin duda era una muestra de valentía enorme.

Podemos entonces que Nicodemo era un hombre religioso, pertenecía a los fariseos y era uno de los hombres importantes del grupo, es decir tenía una posición acomodada tanto socialmente como económicamente, pero en su interior tenía dudas e inquietudes, que quería resolver.

El centro de la conversación

Aunque parece que el principal motivo de la visita era saber si Jesús se consideraba un maestro, Jesús cambia el enfoque de la conversación y lo lleva a la necesidad que tiene el hombre de un nuevo nacimiento para pertenecer al reino de Dios. Seguramente Jesús conocía la verdadera necesidad de Nicodemo, y por eso le habla sobre el nuevo nacimiento.

Al principio Nicodemo no entendió lo que quería decir Jesús, por lo que Jesús le explica que nacer de nuevo implica una nueva realidad espiritual, y todo empieza por creer en Jesús, que ha sido enviado por Dios para salvación y no condenación.

Jesús le habla sobre un pasaje del antiguo testamento, que sin duda cualquier fariseo conocía, la serpiente de bronce levantada por Moisés en el desierto, Jesús iba a ser levantado en la cruz como la serpiente en el desierto, el que miraba a la serpiente era librado por Dios de la muerte física, el que mira a la cruz de Cristo, nace de nuevo espiritualmente y es salvado de la muerte espiritual.

La respuesta de Nicodemo

En el pasaje no aparece la respuesta de Nicodemo a Jesús, pero sin duda Nicodemo entendió que el requisito para ser salvo no era nacer judío, sino nacer de nuevo en el sentido espiritual, no sabemos si esa misma noche o tiempo después Nicodemo creyó en Jesús, pero si sabemos que defendió a su manera a Jesús ante otros fariseos (Juan 7:50) y que estuvo junto a José de Arimatea preparando el cuerpo de Jesús para su sepultura aportando especias de gran valor (Juan 19:39), como ya hemos dicho señal inequívoca, que cuando la mayoría de discípulos no estuvieron dispuestos a arriesgar su vida, el sí lo hizo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *