Se conoce como los cuatrocientos años de silencio o el periodo intertestamentario al periodo de tiempo que hay entre que se escribió el libro de Malaquías, que es el último libro del Antiguo testamento, y el anunciamiento del nacimiento de Juan el Bautista, es decir entre la última vez que hablo Dios en el Antiguo Testamento y la primera vez que volvió a hablar a través de un ángel para anunciar el nacimiento de Juan en el nuevo testamento.

El libro de Malaquías se escribió aproximadamente en al año 397 a.C y Dios habló a Zacarías diciéndole que le daría un hijo aproximadamente en el año 4.a.C, por lo que fueron aproximadamente 400 años sin que el pueblo de Dios tuviese dirección divina, el motivo de ese silencio sólo Dios lo sabe.

Malaquías, fue el último de los profetas del remanente fiel que fue restaurado después del cautiverio en Babilonia. La situación del pueblo en esa época era por una parte de muchos colonos judíos esparcidos por el imperio Persa, y por otro lado un remanente en Jerusalén que habían restaurado el culto a Dios en el templo, con la ayuda de Ciro y sus sucesores. Malaquías insta a los sacerdotes ya al pueblo a volverse realmente a Dios, dejando de realizar sacrificios inmundos.

En esta sección repasaremos los hechos históricos que sucedieron en esos 400 años para poder entender la situación política y religiosa en la que nació y vivió Jesús.

Durante los cuatrocientos años de silencio Israel fue conquistado y dominado por cuatro imperios, por lo que estudiaremos cada periodo por separado:

  1. Periodo Persa (Desde el 549 a.C)
  2. Periodo Griego (Desde el año 333 a.C)
  3. Periodo Macabeo (Desde el año 165 a.C)
  4. Periodo Romano (Desde el año 63 a.C)

10 pensamientos en “Los cuatrocientos años de silencio

  • 29 marzo 2018 a las 06:06
    Enlace permanente

    Gracias esta información me va a servir de gran apoyo, de lo que pretendo saber.

    Responder
  • 4 abril 2019 a las 17:53
    Enlace permanente

    Y en la actualidad a que se debe el silencio de nuestro señor , pues es tanta la Injusticia , Inmoralidad del mundo sus gobernantes y shun líderes religiosos de mucha Influencia

    Responder
    • 3 octubre 2019 a las 19:42
      Enlace permanente

      Mateo 28:19-20 Reina-Valera 1960 (RVR1960)
      19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;

      20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén
      por gente que no conose la biblia hay comentarios asi es tu turno de elegir que mundo tener si todos nos unieramos en cristo y predicaramos la palabra por todo el mundo y cada uno de sus rincones todo seria diferente.

      Responder
    • 8 diciembre 2019 a las 01:26
      Enlace permanente

      Se llama periodo de gracia, donde sólo Dios sabe cuando regresar, estamos aquí por la gracia de Dios…

      Responder
    • 16 abril 2020 a las 14:32
      Enlace permanente

      Podría ser que el hombre sólo lucra con su nombre y ya no hay verdadera fe ? No lo sé el pide fe aunque no lo veas el problema es que el hombre quiere ver para creer y el té pide en verdad creer para ver no lo sé es lo que yo pienso

      Responder
  • 13 septiembre 2019 a las 12:31
    Enlace permanente

    En la actualidad no hay silencio de parte de Dios, porque que nos ha dejado su palabra escrita, y ya todo fue dicho.

    Responder
  • 23 septiembre 2019 a las 23:05
    Enlace permanente

    Entonces fue el tiempo donde se escribieron los libros deutrocanonicos.? Más conocidos como apocrifos.?

    Responder
    • 30 noviembre 2019 a las 13:31
      Enlace permanente

      Si promincipalmente en el periodo de los macabeos y de los griegos

      Responder
  • 28 noviembre 2019 a las 15:59
    Enlace permanente

    Hola! En este tiempo no es de silencio por parte de Dios, él sigue hablando a su pueblo, es el pueblo que ha cerrado sus oídos, y es la consecuencia de tanta maldad, se le han abierto las puertas al diablo y dado autoridad en la vida de cada hombre; y escrito está qué esta maldad irá en aumento porque el corazón del ser humano se a endurecido, y una parte de su pueblo caerá en apostasía

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *