El testimonio de Juan el Bautista

El testimonio de Juan el bautista sobre Jesús según Juan 1:19-36

En Juan 1:19-36 podemos leer el testimonio de Juan el bautista sobre Jesús, Juan resta importancia a su propio ministerio, señalando la importancia de Jesús, concretamente hace cuatro afirmaciones sobre Jesús: Jesús es el Cordero de Dios (v.29 y 36), Jesús es antes que yo (v.30), Jesús es el Hijo de Dios (v.34) y Jesús es quien recibe y da el Espíritu santo (v32 y 33).

Jesús es el Cordero de Dios

Hay tres palabras traducidas como cordero en el nuevo testamento, «arnión» (strong 721), «arén» (strong 704) y «amnos»(strong 286)

  • «arnión» diminutivo de (strong 704)
  • «arén», cordero (macho)
  • «amnos» oveja, cordero

En la mayoria de pasajes se utiliza «arén», pero hay cuatro versículos en los que se utiliza «amnos», y dos de ellos son en este pasaje que estamos estudiando:

  • Juan 1:29 -«El siguiente día vio Juan a Jesús que venía a él, y dijo: He aquí el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.»
  • Juan 1:36 – «Y mirando a Jesús que andaba por allí, dijo: He aquí el Cordero de Dios.»
  • Hechos 8:32 – «El pasaje de la Escritura que leía era este: Como oveja a la muerte fue llevado; Y como cordero mudo delante del que lo trasquila, Así no abrió su boca.»
  • 1ªPedro 1:19 -«sino con la sangre preciosa de Cristo, como de un cordero sin mancha y sin contaminación,»

El matiz entre «arnión» y «amnos» es que el segundo parece hacer referencia al cordero del sacrificio, quizá Juan el bautista estaba entendiendo que Jesús era un mesías sufriente, relacionándolo con Isaías 53.

Jesús es antes que yo

No parece muy claro que es lo que quería decir Juan con esta afirmación, es claro que Juan era unos meses mayor que Jesús, esta frase podría referirse a dos cosas:

  1. A la preexistencia de Jesús, a su eternidad
  2. A que el ministerio de Jesús iba a ser más importante que el de Juan

Jesús es quien recibe y da el Espíritu Santo

En Juan 1:32-34 dice que el Espíritu Santo descendió y permaneció sobre Jesús, por primera vez el Espíritu Santo empieza a actuar permaneciendo sobre una persona, no se trataba de un momento de inspiración sino de una comunión plena. A través de Jesús el Espíritu Santo quiere hacer lo mismo en nosotros.

El testimonio de Juan el bautista no dejaba dudas, Juan creía que Jesús era el Hijo de Dios.

Siguiente etapa: Los primeros seguidores de Jesús

El testimonio de Juan el bautista sobre Jesús

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *