Dios y la riqueza. ¿Qué dice la Biblia sobre ser rico?

Para desarrollar este estudio he utilizado como base el tópico especial «La riqueza» del comentario al Apocalipsis (cap3) de Bob Utley.

 

Desde la perspectiva integral del Antiguo Testamento

A. Dios es el dueño de todo lo creado

Génesis 1-2, I Crónicas 29:11, Salmos 24:1; 50:12; 89:11, Isaías 66:2

Desde el punto de vista de Dios todo lo que hay en el mundo le pertenece a él.

B. Los seres humanos son mayordomos de las riquezas para los propósitos de Dios

En Deuteronomio 8:11-20 podemos ver en el versículo 18 como Dios dá al pueblo de Israel el poder para hacer riquezas con el objetivo de confirmar su pacto establecido anteriormente con el pueblo.

Pero a través de las riquezas había un serio peligro de olvidar a Dios, que es el promotor de que el pueblo se enriquezca. Dios les advierte de ese peligro y del resultado que conlleva.

En Levítico 19:9-18 queda claro que el que tiene negocios no buscará enriquecerse sin importar como, sino que se ocupará de los que tienen menos y se preocupará por sus trabajadores. Dios se preocupa por los más desfavorecidos y el que posee riquezas y negocios debe hacerlo también.

Isaías 58:7, hablando de como buscar al Señor dice que debemos partir el pan con el hambriento y recibir en nuestro hogar a los pobres, cubrir al desnudo y no escondernos de nuestros semejantes. Es decir dad a los demás lo que nosotros tenemos y ellos no, nuestras posesiones deben servir para ofrecérselas a los demás y no para nuestro uso particular. En caso contrario Dios no nos responderá.

C. La riqueza es parte de la adoración a Dios

1. Los dos diezmos

a. Números 18:21-29; Deuteronomio 12 ; 14:22-27.

Dios estableció a los levitas, que se dedicaban al Señor atendiendo las obligaciones de la tienda de reunión para que los sacerdotes se encargaran de los sacrificios, como destinatarios del diezmo ya que ellos no tenían heredad, es decir posesiones o riquezas.

En Deuteronomio 12 vemos que el diezmo lo comían en el lugar que Dios establecía, ¿era una forma de disfrutar con Dios?

b. Proverbios 3:9-10

«Honra al Señor con tus bienes, y con las primicias de todos tus frutos; entonces tus graneros se llenaran con abundancia, y tus lagares se llenaran de mosto» (LBLA)

D. La riqueza es vista como un regalo de Dios por la fidelidad al Pacto

1. Deuteronomio 28

Los versículos 1 a 14 muestran las bendiciones materiales que recibiría el pueblo si obedecían al Señor, a partir del versículo 15 muestra las consecuencias de desobedecer las palabras de Dios.

2. Proverbios 3:10; 8:20-21; 10:22; 15:6

Todos estos versículos muestran que el Señor prospera al que anda en sus caminos.

E. Hay advertencia en contra de la riqueza a expensas de otros.

Proverbios 21:6,  Jeremías 5:26-29, Oseas 12:6-8, son claros ejemplos en los que Dios no admite enriquecerse con engaño.

F. La riqueza no es pecaminosa en sí, a menos que se convierta en la prioridad  de vida

1. Salmo 52:7; 62:10; 73:3-9
2. Proverbios 11:28; 23:4-5; 27:24; 28:20-22
3. Job 31:24-28

 

La perspectiva única de Proverbios

A. La riqueza desde la perspectiva del esfuerzo personal

1. La pereza y la vagancia son condenadas (Proverbios 6:6-11; 10:4-5, 26;
12:24, 27; 13:4; 15:19; 18:9; 19:15, 24; 20:4, 13; 21:25; 22:13; 24:30-34;
26:13-16).
2. El trabajo dedicado recomendó (Proverbios 12:11, 14; 13:11)

B. La pobreza contra la riqueza utilizada para ilustrar la justicia en contra de la maldad

(Proverbios 10:1FF; 11:27-28; 13:7; 15:16-17; 28:6, 19-20).

C. La sabiduría –conocimiento de Dios y de su Palabra, y porqué vivir con ella es mejor que las riquezas.

(Proverbios 3:13; 8:9-11; 18-21; 13:18).

D. Advertencias y amonestaciones

1. Advertencias

a. Cuídate de ponerte por fiador en algún préstamo del vecino.

Proverbio 6:1-5; 11:15; 17:18; 20:16; 22:26-27; 27:13.

b. Cuídate de enriquecerte de forma fraudulenta.

Proverbios 1:19; 10:2, 15,;11:1; 13:11; 16:11; 20:10, 23; 21:6; 22:16, 22; 28:8

c. Cuídate de hacer préstamos.

Proverbios 23:4-5.

d. Cuídate de lo efímero de la riqueza.

Proverbios 23:4-5.

e. La riqueza trae muchos “amigos”.

Proverbios 14:20; 19:4.

2. Amonestaciones

a. Es recomendable la generosidad.

Proverbios 11:24-26; 14:31; 17:5; 19:17;22:9, 22-23; 23;10-11; 28:27.

b. La justicia es mejor que la riqueza.

Proverbios 16:8; 28:6, 8, 20-22.

c. La oración de hacerse en la necesidad, no en la abundancia.

Proverbios 30:7-9.

d. Darle al pobre es darle a Dios.

Proverbios 14:31.

Perspectiva del Nuevo Testamento

A. Jesús

1. La riqueza es una tentación que se relaciona con el confiar en uno mismo y
en nuestros recursos y no en Dios y en su poder.

a. Mateo 6:24; 13:22; 19:3.
b. Marcos 10:23-31
c. Lucas 12:15-21, 33-34
d. Apocalipsis 3:17-19

2. Dios proveerá los recursos materiales necesarios.

a. Mateo 6:19-34
b. Lucas 12:29-32

3. La siembra está relacionada con la cosecha, tanto en lo material como en lo
espiritual.

4. El arrepentimiento influye en la riqueza.

a. Lucas 19:2-10
b. Levítico 5:16

5. La explotación económica es condenada.

a. Mateo 23:25
b. Marcos 12:38-40

6. El Juicio Final se relaciona con el uso de nuestras riquezas.

Mateo 25:31-46

B. Pablo

1. Tiene puntos de vista prácticos, como en Proverbios.

a. Efesios 4:28
b. I Tesalonicenses 4:11-12
c. 2 Tesalonicenses 3:8, 11-12
d. I Timoteo 5:8

2. Y puntos de vista espirituales, como Jesús (todo pasa, esté contento).

a. I Timoteo 6:6-10 (contentamiento)
b. Filipenses 4:11-12 (contentamiento)
c. Hebreos 13:5 (contentamiento)
d. I Timoteo 6:17-19 (generosidad y confianza en Dios, no en las riquezas)
e. I Corintios 7:30-31 (la transformación de las situaciones)

Conclusiones

A. No existe ninguna Teología bíblica sistemática en relación con la riqueza.
B. No hay ningún pasaje que hable tajantemente sobre la materia; por tanto, los
diversos aspectos deben ser abordados desde los distintos pasajes, con cuidado e
no leer los versículos relacionados con el tema como textos aislados.
C. Proverbios, escrito por hombres sabios, desarrolla una perspectiva distinta en
comparación con otros textos bíblicos. Es práctico y se enfoca en el individuo; y
equilibra y debe ser equilibrado con otros textos bíblicos (Jeremías 18:18).
D. Las necesidades de nuestros días deben ser analizadas desde la perspectiva y
práctica propuestas por los textos bíblicos. Nuestras prioridades están mal
organizadas si tenemos como guía el capitalismo o el comunismo. El porqué y
cómo uno avanza son preguntas importantes cuando se ha logrado acumular
riquezas.
E. La acumulación de riquezas debe estar equilibrada por la verdadera adoración y
la mayordomía responsable (2 Corintios 8-9).

Dios y la riqueza
Etiquetado en:        

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *