Apocalipsis 6

Y MIRÉ cuando el Cordero abrió uno de los sellos, y oí á uno los cuatro animales diciendo como con una voz de trueno: Ven y ve.

  • ver Zacarias 6:1-8
  • “ven y ve” estaría mejor traducido como unas orden que se le daba al jinete diciéndole “ven” o “adelante” (Barclay)

2 Y miré, y he aquí un caballo blanco: y el que estaba sentado encima de él, tenía un arco; y le fué dada una corona, y salió victorioso, para que también venciese.

  • El caballo blanco y su arco representa el militarismo y la conquista, no en el sentido positivo de conquistar, sino en la guerra y los desastres que conlleva la conquista (Barclay, Taylor)
  • Puede que los judíos pensasen que las guerras acabarían con la llegada del Mesías, pero en esta visión queda claro que las conquistas militares continuarían, y sin duda han llegado hasta nuestros días.

3 Y cuando él abrió el segundo sello, oí al segundo animal, que decía: Ven y ve.

4 Y salió otro caballo bermejo: y al que estaba sentado sobre él, fué dado poder de quitar la paz de la tierra, y que se maten unos á otros: y fuéle dada una grande espada.

  • Este otro sello representa la enemistad entre los hombres, la violencia con los de al lado continuará y se aumentará hasta el final de los tiempos, de aquí provienen las guerras civiles.

5 Y cuando él abrió el tercer sello, oí al tercer animal, que decía: Ven y ve. Y miré, y he aquí un caballo negro: y el que estaba sentado encima de él, tenía un peso en su mano.

6 Y oí una voz en medio de los cuatro animales, que decía: Dos libras de trigo por un denario, y seis libras de cebada por un denario: y no hagas daño al vino ni al aceite.

  • El sistema económico va a ser totalmente injusto, los alimentos básicos escasearan debido a la especulación, este hecho aún no ha sido arreglado en nuestros días a pesar de toda la tecnología, las hambrunas hoy día no están producidas por las escasez de alimentos sino por las bolsas y los sistemas económicos mundiales. (oir «El negocio del hambre«)

7 Y cuando él abrió el cuarto sello, oí la voz del cuarto animal, que decía: Ven y ve.

8 Y miré, y he aquí un caballo amarillo: y el que estaba sentado sobre él tenía por nombre Muerte; y el infierno le seguía: y le fué dada potestad sobre la cuarta parte de la tierra, para matar con espada, con hambre, con mortandad, y con las bestias de la tierra.

9 Y cuando él abrió el quinto sello, vi debajo del altar las almas de los que habían sido muertos por la palabra de Dios y por el testimonio que ellos tenían.

10 Y clamaban en alta voz diciendo: ¿Hasta cuándo, Señor, santo y verdadero, no juzgas y vengas nuestra sangre de los que moran en la tierra?

11 Y les fueron dadas sendas ropas blancas, y fuéles dicho que reposasen todavía un poco de tiempo, hasta que se completaran sus consiervos y sus hermanos, que también habían de ser muertos como ellos.

12 Y miré cuando él abrió el sexto sello, y he aquí fué hecho un gran terremoto; y el sol se puso negro como un saco de cilicio, y la luna se puso toda como sangre;

13 Y las estrellas del cielo cayeron sobre la tierra, como la higuera echa sus higos cuando es movida de gran viento.

14 Y el cielo se apartó como un libro que es envuelto; y todo monte y las islas fueron movidas de sus lugares.

  • Barclay dice que todas estas ideas de caos y destrucción ya habían sido expresadas por profetas del antiguo testamento y el la literatura apocalíptica entre los dos testamentos, la idea es mostrar todas las cosas terribles que sucederán en el fin de los tiempos, pero no se debe tomar una descripción literal de tales hechos.

15 Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las peñas de los montes;

16 Y decían á los montes y á las peñas: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquél que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero:

17 Porque el gran día de su ira es venido; ¿y quién podrá estar firme?

(Rv1909)


ir a Apocalipsis 5

ir a Apocalipsis 7

Si quieres, compártelo:
Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *